Tratamiento del Caseum

por | Diciembre 9, 2013

Tratamiento del CaseumTratamiento del Caseum

Muchos, por falta de conocimiento, no saben que tienen Caseum, y es un problema muy común que afecta a muchísimas personas no importando la edad. Una forma de averiguarlo es observando en el interior de la boca.

Por simple observación, cuando abras la boca y con ayuda de un espejo y buena luz, busca en los laterales de la garganta (al fondo), donde están las amígdalas.  Si logras observar unas pequeñas bolitas blancas o bolitas amarillas, también llamadas Tonsilolitos, podrían ser restos de Caseum.

Estas bolitas son altamente fétidas, pueden provocar un fuerte mal aliento fácilmente perceptible por la gente que te rodea. Si es así, tienes Caseum, pero no te preocupes, ¡porque hay una solución definitiva!

Las soluciones hasta ahora eran muy molestas:

  • Tenías que pasarte los días intentando sacar los Tonsilolitos (las bolitas amarillas apestosas) de las amígdalas, tarea muy complicada que puede llevar a causar lesiones en las amígdalas, solución nada efectiva porque NO se eliminaban permanentemente, sino solo durante unos días.
  • O lo que recomendaba el médico era operarte de las amígdalas para extraerlas, con la molestia que causa una operación: prepararte para la intervención quirúrgica, ingreso, convalecencia, y lo que es peor: te dejan sin amígdalas, que como otra parte del cuerpo cumple con una función, por eso es que están allí desde que nacemos.

Déjame decirte que hay una solución, un tratamiento totalmente natural, indoloro y en especial muy económico. Por fin, podrás respirar tranquilo y hablar con otras personas de frete. Yo me deshice para siempre del Caseum y soy una persona con mayor autoestima y seguridad, sobre todo cuando me rodeo de gente sin preocuparme de si tengo mal aliento o no.

No lo dudes más, deja de sufrir y de sentirte así.

Te voy a recomendar el siguiente libro, el mismo que he usado yo, allí encontré la solución, solo con dar click puedes verlo:

Remedios Caseros Secretos para los Cálculos Amigdalinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *