Saltar al contenido

Cómo remover los tonsilolitos

diciembre 10, 2013

Anticeptico BucalCómo remover los tonsilolitos | Método Rápido

Te voy a poner un ejemplo sobre lo que puede suceder y por qué tienes que usar este método rápido, así verás que puedes salir triunfante en una emergencia (o una cita):

Ya te diste cuenta que tienes unas bolitas amarillas o blancas en las glándulas (amígdalas), sabes que no tienes dolor de garganta así que no son por infección, pero te has estado levantando por las mañanas con un sabor amargo en la boca.

Te lavas muy bien los dientes y la lengua y el sabor amargo se va por unas horas, pero VUELVE, entonces algo raro pasa.

Resulta que es viernes por la noche y tienes una cita, y ya te habrás dado cuenta que TIENES MAL ALIENTO culpa de esas bolitas en la garganta, entonces, ¿qué hacer ahora?

Bueno para que no pierdas esas cita o para que no se lleven una mala imagen de ti por tu mal aliento vas a hacer lo siguiente:

Paso 1:

Vas a calentar agua en una jarra, puedes hacerlo en el Microondas o en la cocina, luego le vas a poner una cucharadita de Sal de cocina (sal de mar con Yodo es lo normal), lo vas a revolver y vas a hacer gárgaras aguantando lo más que puedas y luego escupiendo. Para esta parte puede que algunas bolitas ya hayan salido y las hayas escupido.

Paso 2:

Si aún quedan Tonsilolitos en la garganta vas a tomar un isopo de algodón (también conocido como aplicador de algodón), lo vas a remojar en Anticéptico, Oral-B o Listerine o cualquiera que acostumbres, y vas a tratar de remover esas bolitas con la punta del isopo, sin presionar duro, recuerda que es la piel de las amígdalas es frágil.

Paso 3:

Ya que los Tonsilolitos, provocan muchas bacterías (más de lo usual), ahora vas a tener que hacer gárcaras con enjuague bucal, puedes usar la misma marca del que usaste para remojar el isopo.  La mayoría de los enjuagues traen instrucciones de la cantidad pero el estándar es 5ml sin diluir. Has esto un par de veces antes de salir.

Con lo anterior los gérmenes de tu boca habrán desaparecido en su mayoría y podrás estar tranquilo, haciendo lo anterior, mientras solucionas en definitiva tu problema de Caseum Amigdalar.

Libro Calculos Amigdalinos